Sábado , 16 Diciembre 2017
Home > Columna > MASCOTAS AYUDAN A NIÑOS AUTISTAS
MASCOTAS AYUDAN A NIÑOS AUTISTAS

MASCOTAS AYUDAN A NIÑOS AUTISTAS

autista22

Los perros ayudan a mejorar las habilidades sociales.

12 enero 2015.-

Investigaciones han demostrado que los perros y otros animales desempeñan un papel importante en la vida de los humanos e incluso pueden actuar como catalizadores para la interacción social. Así pues estudio reciente de la Universidad de Missouri encontró que cualquier no sólo los perros, sino cualquier mascota influye positivamente en el desarrollo de fuertes habilidades sociales en los niños con autismo.

Cuando comparé las habilidades sociales de los niños con autismo que convivían con perros con quienes no, los infantes con los perros parecían tener mayores habilidades sociales […] Más importante, los datos, sin embargo, revelaron que los niños con cualquier tipo de mascota en el hogar son más propensos a involucrarse en comportamientos como la introducción de sí mismos, solicitar información o responder a las preguntas de terceros. Este tipo de habilidades sociales normalmente son difíciles para los autistas, pero este estudio mostró que la asertividad de los niños fue mayor si vivían con una mascota”, dijo Gretchen Carlisle, investigadora del Centro de Investigación en Interacción Humano-Animal (ReCHAI ) de la Escuela de Medicina Veterinaria de la Universidad de Missouri.

Cuando los animales domésticos están presentes en los entornos sociales, los niños hablan y participan más entre sí. Este efecto también actúa en los niños con autismo y podría explicar la existencia de una mayor asertividad cuando los niños viven en un hogar con los animales domésticos, señaló Carlisle.

Cuando los niños con discapacidades pasean a sus perros en público, otros niños se detienen y participar con ellos. Los niños con autismo no siempre se involucran fácilmente con otras personas, pero si hay una mascota en la casa con la que el infante se siente identificado y una visita hace preguntas sobre el animalito, el niño puede ser más propenso a responder”, afirmó Carlisle.

Asimismo, Carlisle encontró que las habilidades sociales de los infantes aumentaron dependiendo del tiempo que una familia había tenido un perro. No obstante, los niños mayores calificaron sus relaciones con sus mascotas como más débiles. También, se descubrió que los pequeños tienen mayor apego a los perros con menor tamaño.

Encontrar que los niños con autismo se sienten más unidos a los perros más pequeños, y que los padres señalen fuertes vínculos entre sus hijos y otros animales, como conejos o gatos, sirve como evidencia de que otros tipos de mascotas pueden beneficiar a los niños con autismo […] Los perros son buenos para algunos niños con autismo, pero podría no ser la mejor opción para todos los niños. Los niños con autismo son muy individuales y únicos, por lo que algunos otros animales pueden proporcionar tanto beneficio como los perros. Aunque los padres pueden asumir que tener perros es lo mejor para ayudar a sus hijos, mis datos muestran mayores habilidades sociales en los niños con autismo que viven en hogares con cualquier tipo de mascota”, destacó Carlisle quien encuestó a 70 familias que tenían hijos con autismo entre los 8 y 18 años.

Los niños eran pacientes del Centro MU Thompson para el Autismo y Trastornos del Neurodesarrollo. Casi el 70 % de las familias que participaron habían tenido perros, y aproximadamente la mitad de las familias tenían o habían tenido gatos. Otros animales domésticos que tenían los participantes eran peces, cuyos, hámsteres, conejos, reptiles, aves e incluso arañas.
Investigación Universidad Missouri