Jueves , 20 Abril 2017
Home > Columna > DISTEMPER: MÁS QUE UN PROBLEMA DE EXTREMIDADES POSTERIORES
DISTEMPER:  MÁS QUE UN PROBLEMA DE EXTREMIDADES POSTERIORES

DISTEMPER: MÁS QUE UN PROBLEMA DE EXTREMIDADES POSTERIORES

Santiago de Chile, 12 febrero, 2017

Por Equipo VET24 – 2015

Médicos Veterinarios en Santiago

 

El distemper, o también conocido como moquillo canino, es una enfermedad viral que afecta mayormente a cánidos como perros, lobos y zorros; y también a hienas, mustélidos y ciertos felinos.

El virus ingresa al organismo a través de la vía aérea cuando un animal tiene contacto con secreciones de algún animal enfermo. Se multiplica en los ganglios linfáticos (linfonódulos) provocando inmunodepresión y aumentando la susceptibilidad a otras enfermedades como bronconeumonía, cuadros gastrointestinales bacterianos inespecíficos y a veces toxoplasmosis. Si no hay una respuesta inmune eficaz, el virus se extiende por los sistemas digestivo, respiratorio, tegumentario (piel), endocrino y sistema nervioso central.

La enfermedad suele ser más grave en animales jóvenes, en los que el sistema inmune está menos desarrollado, pero incluso entre hermanos de la misma camada infectados con la misma cepa, la severidad puede ser impredecible.

Los animales enfermos pierden peso y se deshidratan. Si presentan cuadros digestivos severos a raíz de la enfermedad, se deshidratarán más rápido aún y pueden morir si no son tratados a tiempo para reponer los fluidos perdidos. A su vez un cuadro de bronconeumonía puede generar una insuficiencia respiratoria severa que podría requerir terapia con oxígeno para la estabilización.

Si bien la mayoría de los casos cursan sintomatología respiratoria y un porcentaje variable con problemas digestivos, lo más grave suelen ser los cuadros de distemper neurológico. Entre los síntomas neurológicos más frecuentes está la paraparesia (dificultad para movilizar el tren posterior), mioclonías y convulsiones.

Si el cuadro no es del todo claro, el diagnóstico puede convertirse en un desafío para un clínico. Aunque la principal parte en el diagnóstico es el examen clínico, existen varios exámenes disponibles para diagnosticar distemper: test de anticuerpos, búsqueda de antígenos virales en sangre, pruebas de biología molecular. Lo ideal es realizar uno o más de estos exámenes, teniendo en cuenta que los resultados se evalúan a la luz de la evolución clínica y un resultado negativo no necesariamente querrá decir que el paciente está libre del virus (falsos negativos).

Para entender el tratamiento, hay que partir de la base de que es una enfermedad viral, y por lo tanto, los antibióticos no tendrán efecto alguno en contrarrestar el virus. Aun así, el médico veterinario tratante podría indicar antibióticos si lo considera necesario, entendiendo que su finalidad no es destruir el virus. A veces se usan fármacos inmunoduladores para impedir la destrucción neuronal que puede ser mediada por una reacción autoinmunitaria. En general se puede decir que el tratamiento del distemper en mayormente sintomático, o sea lo que puede tratarse son los síntomas provocados por la enfermedad, pero no el agente causal de la enfermedad propiamente tal.

El pronóstico de mejoría suele ser variable. En general se puede decir que los animales con distemper no neurológico tienen más posibilidades de mejoría. En el caso de los animales con distemper neurológico, de los que logran salir adelante, un porcentaje no menor queda con secuelas neurológicas de por vida, que pueden ser epilepsia de intensidad variable, mioclonías, etc.

La situación en Chile se caracteriza porque el nivel de prevalencia de enfermedad es inversamente proporcional al estrato socioeconómico. Esto es debido a varios factores, el principal de los cuales es la mayor tasa de vacunación en sectores de mayores recursos económicos. Al existir un mayor porcentaje de animales vacunados, esto redunda en que hay pocos animales susceptibles y pocos animales enfermos diseminando la enfermedad.

Para prevenir el distemper es necesario vacunar una vez al año durante toda la vida.